web 2.0

20 de diciembre de 2012

Salud¡¡


18 de diciembre de 2012

Palabra de cocinero¡¡

10 de diciembre de 2012

Cambio climático


4 de diciembre de 2012

Paseando por Extremadura.


Tengo por costumbre cuando viajo por Extremadura alejarme en lo posible de las vías más transitadas buscando rutas alternativas, aunque en ellas encuentre peores carreteras y algún kilómetro de más. Todo ello se compensa circulando por lugares casi solitarios donde la naturaleza se muestra en libertad.
 
Cruzar hacia Guadalupe desde el Puente del Arzobispo a través de una carreterina que une Carrascalejo con Navatasierra en dirección a la Puebla de Guadalupe, es una gozada. Te acompañan en el viaje robles, castaños y madroños, y si te detienes y tomas asiento entre los sonidos del bosque, puedes sentir de cerca la agradable sensación de la mirada de un ciervo que admite agradecido cámara en lugar de escopeta.

¿Y tú que prefieres? ¿Cámara o escopeta?

@lacimurga

"la humedad trae lamentos y moscas"

Click en la imagen para ampliar

Elegir mi paisaje
 
Si pudiera elegir mi paisaje
de cosas memorables, mi paisaje
de otoño desolado,
elegiría, robaría esta calle
que es anterior a mí y a todos.
 
Ella devuelve mi mirada inservible,
la de hace apenas quince o veinte años
cuando la casa verde envenenaba el cielo.
Por eso es cruel dejarla recién atardecida
con tantos balcones como nidos a solas
y tantos pasos como nunca esperados.
 
Aquí estarán siempre, aquí, los enemigos,
los espías aleves de la soledad,
las piernas de mujer que arrastran a mis ojos
lejos de la ecuación dedos incógnitas.
 
Aquí hay pájaros, lluvia, alguna muerte,
hojas secas, bocinas y nombres desolados,
nubes que van creciendo en mi ventana
mientras la humedad trae lamentos y moscas. 

Sin embargo existe también el pasado
con sus súbitas rosas y modestos escándalos
con sus duros sonidos de una ansiedad cualquiera
y su insignificante comezón de recuerdos. 

Ah si pudiera elegir mi paisaje
elegiría, robaría esta calle,
esta calle recién atardecida
en la que encarnizadamente revivo
y de la que sé con estricta nostalgia
el número y el nombre de sus setenta árboles.

Mario Benedetti

3 de diciembre de 2012

¡¡OCURRENCIAS!!